Olor a hombre

Parece simple, regalar a un hombre un perfume es más fácil. ¿Cuanta ciencia puede haber en esto?

Y es todo lo contrario. Al igual que las mujeres, elegir un perfume no es tarea sencilla, intervienen factores como la piel, la actividad que hacemos, la tolerancia a determinados aromas, yo por ejemplo, me canso rápidamente de un mismo olor, con lo cual debo cambiar seguido la elección de mi fragancia o saber que usaré una por pocas horas.

Por ejemplo, elegir un perfume para todo el día, un perfume de oficina donde además de compartir varias horas con otras personas, todos tienen su propia elección y en algunos ambientes, mucha mezcla suele terminar mal.

Para una fiesta, siempre es una buena elección un clásico, un perfume resistente, que tenga personalidad, que nos permita estar por un par de horas cubiertos por ese halo que nos hace lucir impecables.

Y claro, incluso si vamos a hacer deporte, nos ponemos perfume, y para estas actividades también hay combinaciones de esencias que nos permiten estar frescos, aún cuando terminamos de entrenar.

Dicho esto, el olor a hombre, no es cosa sencilla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: